Valentina Virga: “Sueño con ser campeona”


Tiene 22 años. Juega al vóley en La Gloria en Sub 23 y Primera y estudia Comunicación Social.

Valentina Virga y su historia: “Nací y crecí acá en Córdoba Capital. Vivo con mi mamá y mi papá. Soy hija única. Pero mantengo una relación muy cercana con mis dos familias por parte de mis viejos. En mi casa somos pocos, pero considero que mi familia es enorme”, cuenta Valentina.

En La Gloria desde piba: “Juego en Instituto desde los 14 años . Este sería mi noveno año como jugadora de vóley y como jugadora de Instituto”, dice Valentina.

Valentina hizo deportes desde chica porque en su familia siempre la incentivaron a qué haga alguno: “Sobre todo uno en equipo. Aún así no había ninguno que me gustara demasiado, hasta que un día después de una clase de gimnasia en la que jugamos al vóley en el colegio, me dieron ganas de probar, así que fui directamente a parar a Instituto. Me gustó cómo ningún otro deporte y me sentí bien practicándolo y ahí quedé nomás”, narra la jugadora Gloriosa.

El esfuerzo de Valentina: “Por ahora me estaban llevando a las prácticas y partidos mis viejos, estoy intentando sacar el carnet para ir y volver sola. Aunque a veces me voy en taxi directamente desde la Facultad”, cuenta la albirroja.

Los entrenamientos durante la pandemia: “Desde que empezó traté de no parar. Al principio hacia ejercicios por mi cuenta, hasta q mi profesor del gimnasio me hizo un plan particular. Después empezamos a entrenar dos veces por semana con el equipo por video llamada, nuestro técnico nos da un plan nuevo cada entrenamiento. Así que entreno tres o cuatro veces por semana, para estar lo mejor posible para la vuelta y prevenir lesiones sobre todo”, narra Valentina.

Sus referentes en el deporte: “Victoria Mayer, armadora de las panteras, es una genia. Aunque soy central, así que a Mimi Sosa y Juli Lazcano las tengo más como ejemplares”, dice Valentina.

La jugadora disfruta y valora las vivencias cotidianas: “Para mí lo más lindo es el rejunte de todas las cosas más comunes, que vivís en la normalidad. Es decir, más allá de buscar cuestiones extraordinarias, las cosas que más disfruto son las que vivo siempre. Los entrenamientos, la preparación para los partidos y los partidos mismos, sean especiales o no. El hecho de identificarme como jugadora de vóley y pertenecer a un equipo, con todo lo que eso conlleva, para mí es lo más lindo”, cuenta Valentina.

Lo que significa La Gloria para ella: “Instituto para mí es la conexión con el vóley. O sea, no concibo el vóley, que amo, sin  Instituto. Ahí empecé a jugar, elegí seguir por tantos años y no pienso cambiarme. Todas las cosas que me dio el vóley me las dio Instituto, no hay uno sin el otro en mi cabeza”, dice Valentina.

El ascenso, un logro muy especial: “Lo más lindo fue el ascenso en el 2018. Después de haber estado en el equipo que descendió, haber podido estar en el regreso fue lo que más agradezco y atesoro”, narra Valentina.

“Mi objetivo es ganarme el puesto como titular de primera. También mejorar mi desempeño y mi estado físico para sumarle lo que más pueda al equipo. Para mí eso es lo más importante, aportar”, cuenta Valentina.

“Un sueño sería consolidar al vóley de Instituto entre los mejores equipos de la categoría. Me gustaría mucho saber qué fui parte de ese proceso y ver todas las categorías, desde las más chicas a la primera, con equipos de planteles grandes y competitivos. Sueño también con ser campeona”. Valentina Virga, una Deportista de Instituto.