Patricio Sánchez Luayza y los pibes de Vida al Barrio


Artistas albirrojos: cuando recorrés Alta Córdoba y ves un lindo mural, es porque allí estuvieron.

Quince pibes bien gloriosos se juntaron un día y tuvieron la gran idea de embellecer Alta Córdoba y sus barrios aledaños. Hoy todos los felicitan por los espectaculares murales que han realizado.

Patricio Sánchez Luayza cuenta su historia y la de los pibes de Vida al Barrio: “Mi familia son varias familias unidas. El marido de mí mamá, mí padrastro, me hizo hincha de la Gloria.

Como surgió lo de Vida al Barrio: “Cuando Instituto cumplía 97 años, con un grupo de amigos vimos que sobró plata de un viaje que hicimos a San Juan por Copa Argentina y alguien tiro la idea de arreglar las paredes de calle Sucre que en ese momento estaban muy abandonadas”, cuenta el Glorioso.

Su primer partido: “Si no me equivoco mí primer partido fue el 3 a 0 a Belgrano en el Chateau en el año ’97,  pero capaz fue antes, ese fue el primero que se me grabó en la memoria”, narra ‘Pato’.

Que jugadores le gustaron más: “Es difícil nombrar algunos nomas, pero de cuando era chico jugadores que me acuerde me marcaron ‘Miliki’ (Jiménez), Boyero, Amato, Sarria , entre otros”, dice ‘Pato’.

“Me parece bueno lo del básquet, es un lindo deporte y está bueno que Instituto represente a Córdoba en la Primera”, dice sobre La Gloria en la Liga Nacional.

Vida al Barrio es Alta Córdoba, es la pasión de un grupo de chicos reflejada en las paredes, pero ‘Pato’ advierte: “El grupo de pintores somos aproximadamente 15, pero Vida al Barrio tiene muchos amigos que aportan a la causa con materiales o plata o rifas que son los que siempre hicieron que esto siga y siga y nunca decaiga. Por eso somos más que los 15 monos que pintamos, somos los que nos juntamos en las previas o en la tribuna”, narra el albirrojo.

El primer mural fue sobre calle Sucre: “El de la frase ‘de la nada a la gloria me voy’ y un escudo de Instituto al lado. Igual después de ese vinieron muchos al toque sobre la misma pared, hechos por distintas agrupaciones o hinchas que se sumaron a arreglar y dejar linda la cancha”, narra ‘Pato’.

Sus murales tienen a varios jugadores importantes, que han puesto su firma en ellos, como Kempes, Riggio, Mastrosimone y Ardiles: “La mejor sensación del mundo, su firma les da el toque de autenticidad que no muchos murales tienen y para nosotros es un orgullo enorme ser parte de eso”, dice ‘Pato’ con mucho orgullo.

Instituto, una pasión sin limites para el y para los chicos: “Lo que más me gusta es poder compartir con amigos y familia momentos de felicidad o de tristeza, el encuentro con gente que capaz no te vez muy seguido, pero cuando juega La Gloria si o si hay asado y un buen vino. Llegar a una previa y cantar con los pibes, la mejor sensación del mundo”. Patricio Sánchez Luayza y los pibes de Vida al Barrio, Fanáticos De La Gloria.