Nahuel Fernández Páez, un glorioso en Colombia: “Instituto fue amor a primera vista”


El albirrojo vive en Cali, Colombia y siempre sigue a La Gloria a la distancia, con una pasión que el describe como “Inexplicable”.

Nahuel llegó a casa de familiares, dio la vuelta a la manzana del club, y se enamoró: “Mi tío Golatto vive al frente de la cancha de Instituto, entonces iba siempre y me enamoré del club. Instituto fue amor a primera vista”, cuenta Nahuel.

Estuve hace ocho años de mochilero por Sudamérica y hace cinco años que se radicó en ese país: “Vivo en Colombia, mi señora es colombiana, tengo dos hijos. Uno nació en Alta Gracia, Inti, y Guayra nació aquí es Caleña. Aprovecho para saludar a mi hermano Gastón y a toda la banda de Alta Gracia y Tuli Tuli que está en Tierra del Fuego. Y todos los amigos de Córdoba”, cuenta Nahuel.

“La cuarentena aquí en Cali fue más relajada por el calor que hace aquí, durante todo el año. Trabajo de encargado en una casa de comidas que es de un cordobés”, dice Nahuel mientras pasea a sus hijos en el parque.

“Fui diez años seguidos, me debo haber perdido solo tres partidos. Recuerdo en un viaje que se nos abrió el capo del auto y no veíamos nada, también las veces que llegábamos tarde y entrabamos apurados”, cuenta Nahuel.

Su opinión sobre el presente del básquet: “Es increíble. Pude estar en la final contra Ferro. Tenemos un equipazo. El básquet es el segundo deporte de Argentina y tenemos que seguir así. Peleando en todos los frentes con nuestro club”, dice Nahuel.

Los gustos futbolísticos de Nahuel: “Me gustaron mucho Sarría, Dybala, Raymonda, mi idolo es ‘Miliki’ Jiménez y por supuesto los históricos Kempes, Ardiles y Mastrosimone. Y muchos más. Siempre sacamos buenos jugadores”, cuenta el glorioso.

Seguir a La Gloria a la distancia: “Aquí a los partidos los seguía por PXI, en el grupo Gloriosos por el Mundo nos mantenemos informados de toda la actualidad”, dice Nahuel.

Nahuel se volverá a hacer socio por vía On Line: “Dejé de pagar la cuota cuando ya me quedé aquí en Colombia, no soy muy amigo de la tecnología pero ya me explicaron como asociarme a través de la pagina del club”, narra el glorioso.

El orgullo de Nahuel por ser hincha de Instituto: “Uno saca pecho, por la calidad de club que tenemos. Todas sus disciplinas, el factor social que tiene. Tenemos paladar fino mezclado con potrero. Siento un amor por Instituto que no tiene explicación”. Un glorioso en Colombia.