Leonel Montoya, un glorioso en Panamá


La pasión no tiene límites y no sabe de distancias. Como Leonel, que desde la provincia de Coclé, nos cuenta su historia llena de Gloria.

Su partida a Centroamérica: “Me vine a Panamá en el 2014, en el 2017 me fui a Córdoba de nuevo. Estuve un año allá y me volví en el 2018. Trabajo en ventas por internet y directas”,  cuenta Leonel.

Inicialmente fue una visita gloriosa: “Lo lindo es que mi viejo Rubén vivía en Panamá y vine de visita, me gustó y acá estoy buscando un futuro mejor y los sueños que uno tiene”, dice Leonel.

Como surge el cariño por el club: “Mi amor por Instituto es desde chiquito, mi viejo nos llevaba a la cancha y me hizo querer más los colores. Recuerdo que nos llevaba a mi hermanos y primos. Fueron momentos son únicos”, cuenta Leonel.

Las anécdotas de Leonel: “La que más recuerdo fue el viaje a River, no conseguíamos entradas con unos amigos y por donde no anduvimos buscando alguien quien nos venda. Eso fue muy lindo, por que de tanto buscar logramos conseguir y ese viaje fue hermoso”, dice el glorioso.

Leonel hizo de Instituto a su pareja: “Vivo con mi esposa, me casé con una panameña que también estubimos en Córdoba fue a la cancha ya es de la Gloria”, cuenta el albirrojo.

Gritos de Gloria a la distancia, en el noroeste de Sudamérica y sueste de América Central: “Mis vecinos, y amigos aquí saben que Instituto es lo más grande de Córdoba, aparte los vecinos cuando juega La Gloria me escuchan como grito”, cuenta Leonel.

Lo que piensa Leonel del club: “Lo que más me gusta de Instituto es la gente, el hermoso club que somos. Por que somos un club y eso a muchos les molesta. Que podamos seguir diciendo con orgullo que somos un club. Lo del básquet es muy bueno, se logró algo muy lindo”, dice el glorioso.

Como se vive el coronavirus en Panamá: “El tema de la pandemia es como en todo el mundo, hay bastantes casos acá pero, ya de a poco va levantándose todo. Pienso que no hay que tener miedo, solo cuidarse y seguir adelante”, cuenta Leonel.

Muchos saludos desde Panamá para un montón de Gloriosos: “Aprovecho para enviarles un saludo a mis amigos, los chicos del kiosko que somos todos gloriosos Jesús, Jere ,Eze, Miguel, Joaquín y Lucas. A mis primos Hernán, Alan, Alexis, Rodrigo e Iván, y en especial al glorioso que nos cuida desde el cielo Xavier Espindola. También a mis hermanos Darío, Nahuel, Luciano que son gloriosos, y a mi viejo Rubén agradecerle por hacerme hincha del mejor club del mundo”. Leonel Montoya, un Glorioso en Panamá.