Lautaro Urquiza: “Se construyó una estructura desde abajo y hoy estamos entre los cuatro mejores clubes de América”


Tiene 18 años, es de Córdoba Capital y fue Campeón Nacional en U17 y Subcampeón en la Liga de Desarrollo.

La historia de Lautaro: “Hace unos años los jugadores de la liga me apodaron ‘Turbo’, el ‘Chuzo’, ‘Faca’, ‘Panda’ y Espinoza. Cuando era más chico hacía fútbol y básquet El que me hizo inclinarme por el básquet más que todo fue mi viejo pero no porque me haya dicho u obligado a jugar, sino porque el desde chiquito practicó el deporte y siguió jugando hasta hace poco en el club con la categoría más 35 y me encantaba ir a verlo o ir a los entrenamientos a la noche entonces me termine inclinando por la naranja”, explica el deportista glorioso.

Llegó a La Gloria en 2008 teniendo solo 6 años y fue su viejo el que lo llevó a jugar al club, además ya iban sus compañeros del colegio también: “Jugué en mosquito, Pre-Mini, Mini, U13, U15, U17, U19, Primera Local y Liga de Desarrollo. Hoy en día formo parte de la categoría U19 y del plantel de Liga de Desarrollo”, narra Lautaro.

Su posición en la cancha: “Mi puesto es escolta, es el lugar donde más cómodo me sienta jugar pero también puedo jugar de alero o en algunas ocasiones de base”.

La modalidad de entrenamientos por la pandemia: “Los entrenamientos son complicados pero venimos bien, el básquet en si tuvo una gran organización con ese tema y tenemos reuniones de Zoom con el profesor Francisco Magnano, en la cual hacemos fundamentos y también tenemos reuniones en donde trabajamos toda la parte física con el Ale que es nuestro Preparador Físico. Salgo 3 o 4 veces a la semana a correr a la Capdevila, acá cerca de mi casa”, dice al final sobre el espacio verde en el barrio.

“Mi familia esta compuesta por mi papá (Gustavo Urquiza), por mi mamá (Lourdes Tomalino) y por mi hermano (Facundo Urquiza)”, dice Lauti. Y añade: “Mi viejo como practicó básquet desde muy chiquito hasta hace poco y mi hermano practica el deporte en el club, somos una familia muy del básquet”.

“Creo que mi mejor partido hasta ahora fue contra Regatas de visitante en esta liga de desarrollo y contra San Lorenzo”, cuenta el pibe.

El glorioso presente de la disciplina albirroja: “Es muy bueno lo que hizo el club en tan pocos años con el básquet. A mi me toco vivirlo de cerca ya que soy de los pocos que vengo desde hace mucho al club y me crié ahí y creo que el crecimiento que tuvo es realmente es admirable. Se construyó una estructura desde abajo que hoy en día estamos entre los tres primeros de Argentina y entre los cuatro mejores clubes de América y no es un logro pequeño, es para aplaudir por mas que mucha gente no le guste el básquet o prefieren el fútbol creo que no tendrían que estar enojados ni nada. Es más, tendrían que estar orgullosos porque Instituto pasó a ser una institución y un club que no tan solo es de fútbol y eso no es poco ni muchos lo tienen en sus clubes”, dice Lautaro.

Una anécdota imperdible: “Cuando era U17, el primer año nosotros salimos campeones nacionales con el ‘Chiri’, el ‘Colo’, ‘Bucha’, ‘Fede’, etc y en el viaje a Paraná para jugar el hexagonal final estamos ya clasificados a semis y nos estábamos por volver al hotel pero antes jugamos un picadito en la canchas de afuera del estadio que eran de cemento y en un momento surgió un 1 Vs. 1 entre dos compañeros que eran el ‘Chaco’ y el ‘Colo’. El ‘Chaco’ se lo tomó muy en serio y atacó con toda queriéndosela volcar en la cara al ‘Colo’ que como todos sabemos  se destaca mucho por saltar y le metió una tapa tremenda. ‘Chaco’ voló para atrás, quedó sentado en el piso y no se podía levantar, lo tuvo que ver el medico y no pudo jugar ni la semis ni la final por esa lesión. En ese momento fue preocupación pero después quedó como una anécdota muy graciosa”, dice Lautaro.

Con Instituto vivió muchas cosas lindas pero tres sobresalen del resto: “Ser campeón Nacional U17, ser campeón del 3 x 3 el año pasado lo cual nos permitió ir a representar a Argentina a un campeonato de Brasil y por último ser subcampeón de Liga de Desarrollo, muchos capaz lo toman como un fracaso pero yo creo que nadie daba nada por nosotros y terminamos haciendo historia y perdiendo en el Sandrin por solo 2 puntos y con posibilidad de ganarlo en la última jugada”. Lautaro Urquiza, un Deportista de Instituto.