Juan Rodríguez y la Filial Ramón ‘Wanchope’ Abila de Villa María


Las Filiales suman su granito de arena a la institución. Difunden el nombre de Instituto por todo el país y el mundo, con el objetivo de que La Gloria llegue a todos los rincones del planeta.

Juan Rodríguez es socio de la filial Villa María y cuenta su historia: “Nuestra filial se empezó a armar hace más de cuatro años por iniciativa de Darío Pereyra, Jorge Cattaneo, Augusto Grenat, Matías Bas, Nazareno Marchiori, Silvio Soria, Jonathan Aguirre, Álvaro Guerrero, y yo. Con el fin de agruparnos y poder viajar a la cancha a ver a La Gloria”, cuenta el Glorioso.

Y añade sobre ese hermoso grupo albirrojo: “Con Darío éramos amigos desde antes, con los demás no en ese momento pero se formó un muy buen grupo y hoy tenemos gran amistad entre todos. Obvio con el tiempo se fueron sumando muchos amigos más como Sergio Arietti, Mauricio Díaz, Gastón Leyba, Aldo Sacco, José Monje, Gonzalo Barrionuevo, Edgardo Boano, Horacio Santucho, Esteban Tita, Román Barrera, Abel Villareal, Agustín Castillo, Mauricio Bertoloni, Fran Tita, Gerardo Ferreyra, el viejo Jorge Martínez, Lucas Racca, Marcelo becchero, Valentín Pérez, don Alvarez, Gonzalo Fierro, algunos de ellos son grupos familiares”, narra Juan.

La filial lleva el nombre de Ramón “Wanchope” Ábila: “Es en honor al nueve de La Gloria nacido de la cantera albirroja”, dice Juan.

La razón del nacimiento de la Filial Gloriosa: “Nuestro objetivo es llevar los colores, la pasión, la familia institutense al interior de la provincia, nuestra ciudad y la región, ya que tenemos socios que son de otros pueblos cercanos a Villa María. Hacer acciones solidarias cuando podemos nos satisface mucho a todos, ayudar a quienes más necesitan”, cuenta Juan.

Unos de los objetivos principales es poder viajar a Córdoba Capital a ver los partidos de local pudiendo ir todos juntos: “Organizados, también lo hacemos de visitante cuando se puede. Algo que nos distingue es estar siempre de local pocos muchos algunos, pero siempre vamos”, dice Juan.

Sus experiencias: “Particularmente voy a la cancha desde que pude empezar a viajar desde el 2011 más o menos teniendo en cuenta que estamos a 150 km de Córdoba, pero la primera vez fue con mi tío el hormiga Rodríguez, hermano de mi viejo. Ellos me hicieron hincha de chico, me llevaron a un partido. Mi familia es del barrio General Bustos, así que en muchos viajes recorrí el barrio yendo a la cancha de La Gloria. Para agregar, hace dos años el club le obsequio un carnet a mi abuelo Rodolfo Rodríguez por ser el socio mas grande hasta ese momento, 98 años, casi la edad del club. El año pasado falleció. Fue un lindo gesto que enorgulleció a mi familia”, narra Juan.

“Esta es mi historia, pero cada uno de mis compañeros de la filial tiene su historia, sus sentimientos con Instituto.
Sergio Arietti también aporta, y creo que todos podemos coincidir que el partido más recordado es el del ascenso del 2004, con gol de oro del ‘Tano’ Riggio, y que hasta hoy en día se sigue gritando como un desahogo y las ganas de todos los hinchas de volver a Primera”, dice el Glorioso.

Jugadores para nombrar en la historia hay muchos pero cree que: “Miliki, Ardiles, Kempes, Sarria, la ‘Lora’ Oliva, Riggio, el ‘Bocha’ Maldonado, ‘Wanchope’, Dybala y seguro son muchos más”, dice sobre sus gustos futbolísticos.

Más sobre sus objetivos bien Gloriosos: “Una de las cuestiones fundamentales de nuestra filial es ser socios, aportar y ayudar al club con nuestras cuotas, eso es algo necesario para sumarse al grupo. Esto nos dio pie a poder formar la subcomisión de filiales con los amigos de otras peñas de La Gloria. Eso es algo que distingue a todos, que estamos comunicados siempre, y tratando de trabajar por el bien del club, cada uno con sus ideas pero poniendo al club siempre primero. El año pasado pudimos llevar a la cancha un proyecto que llevó mucho trabajo y esfuerzo de todos, que fue el telón de filiales. Particularmente me tocó organizar la juntada del dinero. Fue espectacular, hasta la filial del fin del mundo y socios del exterior aportaron fondos”. Juan Rodríguez y la Filial de Villa María.