Juan Pablo Tamborini, un glorioso en Uruguay


Es periodista deportivo. Nunca vivió en Córdoba pero, a muchos kilómetros de Alta Córdoba, es fanático de Instituto. “Soy socio e hincha de un gran club”.

Como empezó su historia: “Me trajeron a los seis meses a Uruguay. Sólo los tres o cuatro meses de verano que iba a pasar a Córdoba”, cuenta Juan Pablo. Mi madre, Susana, es uruguaya y cuando se separa de mi padre Luis y toma la decisión de traernos aquí a mi y a mi hermano”, dice Juan Pablo.

Su vida y su trabajo en Sport 890: “Aquí en Uruguay vivo con mi pareja Mariana, soy periodista deportivo. Comencé a trabajar en el 2002. Me dedico al básquet. Hacemos transmisiones de radio y televisión. También estoy haciendo producción de programas de fútbol”, narra Juan Pablo.

Instituto genera pasión en todas partes, y así es el caso de este fanático de La Gloria: “Mi amor por Instituto nace porque mi padre vivía al frente de la cancha. Nos hizo hinchas de Instituto a mi y a mi hermano Diego. Mi padre me hizo fanático, el se mudó a Villa Allende y se complicaba de ir a la cancha pero íbamos con vecinos. También escuchábamos la radio”, dice Juan Pablo.

Juan Pablo y sus sobrinos uruguayos, Franco y Lucas.

Amor incondicional, a pesar de la distancia: “Creo que esa impotencia, de tener a Instituto tan lejos me hizo más fanático aún. recuerdo que suspendí mi cumpleaños después de perder la final con Ferro en el 2012”, reconoce Juan Pablo.

Su anécdota más linda tiene que ver con el básquet: “Sin dudas el ascenso contra Ferro y haber podido estar en Caballito. Para mí que me encanta el básquet, la verdad que fue glorioso. Fue todo muy lindo hasta esa emboscada que hubo, pero salimos y pudimos festejar”, dice Juan Pablo.

Más anécdotas: “También fui al Monumental de River cuando ascendimos contra Chacarita, estuve con mi hermano, fue un momento único. De pibe escuchaba los partidos por radio y recuerdo que un viernes a la noche que jugábamos en Jujuy, Klimowicz erra un gol y mi viejo rompió la radio. Perdíamos 1 a 0 y no pudimos seguirlo. Al otro día nos enteramos que ganamos 2 a 1 por el diario La Voz”, cuenta Juan Pablo.

“Se me complica cuando jugamos los viernes a la noche porque tengo básquet. Pero los sigo a través del teléfono. Los veía por Pasión por Instituto y por TYC Sports Play. Y en el grupo Gloriosos por el Mundo nos mantenemos al tanto”, cuenta Juan Pablo.

El básquet de Instituto, un orgullo que trascendió fronteras: “Intento ir todos los años. Yo fui a ver un partido contra Quimsa, previo a lo que fue el viaje a la Liga de las Américas. Acá en Uruguay todos saben que soy de Instituto y me da orgullo que el club se hizo un nombre a través del básquet, que está relacionado por mi profesión. Mucha gente hizo fuerza aquí por La Gloria en las finales contra San Lorenzo. Hay gente que sigue el básquet de Instituto aquí en Uruguay”, dice Juan Pablo.

Juan Pablo y su hermana, María Pía.

Orgulloso de los colores que lleva en la piel, describe su pasión: “Lo que más me gusta de Instituto es que es un club, con todas las letras. Por eso soy socio. Intenta que todas sus disciplinas les vayan bien. Los hinchas, a pesar de las frustraciones que hemos tenido seguimos estando. la gente sigue yendo. Eso me lo dicen aquí en Uruguay. Que nos pasan cosas únicas a veces. Tenemos un sentido de pertenencia que no se si muchos lo tienen. Pero nos vaya mal o bien, seguiré siendo socio de Instituto, un gran club”. Juan Pablo Tamborini, un glorioso en Uruguay.