Ingrid Romero, alma de potrero


Todo aquel que se cruce en su camino, será gambeteado por Ingrid. Juega arriba, cerca del área contraria, tiene 20 años y muchos goles con la casaca de La Gloria. Su ídolo es “Wanchope” Abila.

Van 30 minutos del segundo tiempo en MEDEA, Instituto gana por goleada. Ingrid es imparable, y le pegan de atrás. Es la única forma de pararla. Pero ya la historia estaba definida. Había metido varios goles, como en tantas canchas, con la casaca albirroja. Y luego le piden perdón. Claro, fue por la calentura de la derrota ya casi consumada. Y ella no puede evitar seguir gambeteando a todo el mundo. No puede. Porque tiene alma de potrero. Porque es así. La rompe.

Ingrid Romero es del barrio Villa El Nylon, llegó a los 13 años al club, y es gran jugadora: “Vine a través de una jugadora que la tenía como DT en la Escuelita de Verano. Al ser hincha era lo que mas anhelaba. Jugar en La Gloria. Me considero una futbolista que se adapta a todos los sistemas de juego”, cuenta la Gloriosa.

En la Liga no es fácil, ella lo sabe y lo ha vivido: “Es dura la Liga. Estos últimos años se ha vuelto muy competitiva y está bueno”, admite Ingrid.

La posición natural de la piba Gloriosa: “Mi posición natural en la cancha es de delantera, de nueve. Pero no de área. Me gusta moverme de acá para allá”, dice gambetita.

Quien le gusta a Ingrid: “Me gusta mucho Messi, pero como ídolo lo tengo a ‘Wanchope’ Abila. Me encanta como aguanta la pelota. No te da por perdida ninguna. La pelea siempre hasta el último. Me encanta. Aparte es ídolo del club nuestro que es Instituto”, reconoce la delantera de La Gloria.

Ingrid vivió una gran experiencia con la Selección Argentina Juvenil en Venezuela: “Fue algo único, vestir la camiseta de Argentina fue hermoso”, cuenta la Gloriosa.

Su sueño: “Poder vivir del fútbol, sería lindo. Gracias a Dios mis viejos estuvieron al pie del cañón. Se los agradezco”, narra la goleadora. Quien rompió redes a lo loco con Instituto.

Su mejor gol: “Fue ante Belgrano. El año pasado en cancha nuestra”, narra Ingrid sobre un partido muy lindo en La Agustina.

La pandemia y entrenar con el confinamiento: “Hago zona media, piernas y brazos. No tengo mucho espacio en casa. Hago lo que puedo para no estar parada”, cuenta la goleadora.

Una victoria de Instituto que venció 3 a 1 a MEDEA con dos goles de Ingrid Romero y uno de Virginia Escochez.

Si habrá luchado Ingrid: “El partido más difícil fue ante Peñarol en el Trampero. Complicado”, dice la delantera de La Gloria.

Que significa La Gloria para la gran jugadora: “Instituto es mi vida. Soy hincha desde chica. Toda mi familia es hincha. Este barrio es rojiblanco”. Ingrid Romero. Una deportista de Instituto.