Ezequiel Neira, el gladiador que asoma de las inferiores


Cada vez que la Quinta iba perdiendo, ahí aparecía su enorme presencia desde la defensa para descontar y volver a empezar. Le dicen ‘Rocky’, por su parecido con Sylvester Stallone. Su sueño es jugar en la Primera de Instituto. 

Ezequiel Nicolás Neira, un defensor aguerrido, que la viene peleando desde abajo, en las inferiores de La Cantera del Mundo. Hasta el año pasado jugó en Quinta y este año aún no pudo participar en competencias con la Cuarta por la pandemia.

La historia de este deportista de Instituto: “Pasé 3 años en la pensión. El lugar es tu casa, y aprendes a ser independiente siendo todavía un joven. Te enseñan muchísimo y lo que se vive solo lo entienden quienes pasan por ahí”, cuenta Eze.

Vivir en la pensión albirroja: “Desde que llegue al club, el día a día, todo eso hizo sentirme parte de la institución, tener intereses comunes, querer siempre lo mejor y apasionarme por Instituto”, dice ‘Rocky’.

Sus inicios en La Agustina y la chance que le dio Pablo Álvarez: “Estoy desde febrero de 2017. Tuve una prueba fallida en 2016 y luego en 2017 el coordinador de ese entonces Pablo (Álvarez) me trajo nuevamente a probar”, narra Ezequiel.

‘Rocky’ tiene una familia luchadora: “Tengo mis padres y una hermana menor, luego se separan y de mí padre tengo tres hermanos más y de mí madre una, todos más chicos. Mí madre limpia casas y mí padre ahora es desempleado, trabaja de changarin hasta conseguir algo”, dice Eze.

Como quedó en el club: “Hice una prueba de tres días, pero no pudimos hacer fútbol, así que la semana siguiente regresé, me quedé una semana probando, jugamos un amistoso y ahí me comunicaron que me venga a instalar a la pensión. Fue algo gratificante”, narra el defensor.

Los inicios del zaguero y una particularidad, estudia historia: “En mí pueblo jugaba en el gran Olimpo de Laborde. Estudio profesado y licenciatura en historia, porque me gusta el pasado y me acerca a la realidad en que vivimos, para entender de otra forma el presente”, cuenta Eze.

Sus referentes: “del club Agüero y Musso, de afuera Otamendi y Martínez Quarta”, analiza sobre los gustos que tiene.

Sus características: “Buen porte físico, dejarlo todo y comprometerme con el equipo, buen mano a mano y cabezazo, además de ser constante y trabajador más que habilidoso”, narra “Rocky”.

Porqué le dicen ‘Rocky’ Balboa: “Por mí parecido, cuando llegue al club tenía el pelo largo y tenía algún que otro parecido. Los chicos de la pensión me lo pusieron”, cuenta Ezequiel.

Tiene gol en el área contraria: “Por ser defensor tengo bastantes. Pero debo mejorar algunas cosas en ese sentido y como muchos más”, dice Eze.

Sus entrenadores en inferiores: “Tuve a Daniel Felicia, Cesar Zabala y Claudio Sarria. Jugamos todos los años finales”, dice Eze.

Su opinión sobre Instituto: ” Es una gran familia, luchadora y humilde. Con una magia que te hace quererlo más que cualquier cosa”, describe el defensor.

Un sueño del pibe: “Vivir del fútbol y darle mejor calidad de vida a la familia, que son los que están siempre.
Debutar en Alta Córdoba y marcar un gol”. Ezequiel Neira. Un defensor de gran porte físico, y un gran corazón.